viernes, 6 de septiembre de 2013

Al acecho...

Todos los recuerdos que me disparó la consulta al pediatra me llevaron a otro momento de la época de bebés relacionado con asuntos médicos: mis aventuras y desventuras tratando de tomar una muestra de pipí de mi niña. Fui a leer lo que había escrito en ese momento y realmente, a la distancia, toda la situación me parece de risa, aunque en ese momento no lo fue tanto. Me gustó volver sobre la historia y decidí compartirles el texto original -que algunos ya leyeron como nota de FB o en el foro de Multifamilias.
Y esa historia viene para mí con un regalo adicional, uno muy valioso. Luego de publicarla, una mamá de trillizas del foro, me mandó un correo contandome sus aventuras relacionadas al mismo tema. A partir de ahí, seguimos escribiéndonos y enviándonos fotos y concertamos un encuentro. Y luego otro, y otro... y hoy, tres años más tarde, esa mamá es una de mis amigas más queridas y sus hijas son "las amigas" de mis hijos. Así que ya ven, emociones no le faltan al cuento...

Así que aquí va, para todos, pero con una dedicatoria especial para mi amiga.
Y dice así:

"Al acecho"

30 junio 2010

Si alguna vez le tocó pasar por la experiencia, debe temblar como yo al escuchar esas dos palabras. Si no, aquí va el cuento -que aún no termina- para que entienda de lo que hablo...

Antes de oírlo de la pediatra y confirmarlo con el laboratorio, para mí, "al acecho" estaba el gato frente a la cueva del ratón o la leona entre las matas observando a su presa.
Pero vaya usted a saber, que también puede estar una madre y hasta la familia entera, con la "señora que nos ayuda" incluida, "al acecho" de que una tierna infante haga su pipí para apresarlo, rápidamente, en un recipiente estéril... No la bolsita pediátrica esa que viene diseñada para los bebés, esa no... el frasquito, el mismo con el que usted lucha cuando le toca hacerse un análisis.

Atento quien le toca la desafiante tarea porque en el preciso momento que se produce el acontecimiento, con pericia aprendida en la escuela de circo, debe abrir un frasco estéril y hacer que el pipí caiga en el interior del mismo sin que ningún borde del frasco sea tocado por la piel de la colita de la bebé. Y de mañana, para que llegue a tiempo al laboratorio.

Repasemos, la bebé tiene que estar tranquila. De otra forma es imposible convencerla de quedarse un poquito quietecita, con alguien sosteniéndole sus patitas hacia arriba, sin pañal y bien en el borde de la cama (no lo intente cama adentro, imposible poner el frasco...) hasta que vengan "ganitas"
Previamente la nena debe ser higienizada con agua y jabón neutro...pero si se le ocurre, como a mí, que para eso la meto en la bañera y listo, puede ser que la bebita haga su pipí en el agua y hay que empezar de nuevo!!! Si la nena "es limpita", señor, señora, pasele un algodoncito húmedo en la posición recomendada!

Después de esperar horas (1-2, ningún humano, ni siquiera tocado por la varita de la maternidad/paternidad llega a más y ningún bebé sin haberse dormido en el medio tampoco) y cuando ya nos quedamos sin público y empezamos a practicar abrir el frasco con una sola mano, llega la patada de la bebé, ya aburrida, que viene a dar justo sobre la tapa del frasco... que ya no es más estéril. Pero ella se está riendo porque le pareció divertido el ruidito, qué ternura!!!

Asegúrese de que haya alguien para alcanzarle otro frasco, o le pasa como a mí, que justo la nena "hizo"...y me quedé mirando la tapita en el piso...

[Acotación al margen: ya se había ido la señora, que me dejó el bebé que estaba despierto atado en su huevito, la perra encerrada en la lavandería para que no vaya a explorar a dicho bebito y al otro, que se durmió y le dio pena atarlo, en la puerta de la habitación donde estaba yo con la nena...]

También se puede dar la situación, que, como en el caso anterior, una ya se encuentre cansada, y justo en el momento ¡se distraiga!... cuando ve el mini-manantial ya es tarde para cualquier intento -aunque de todos modos lo intentemos para sólo tener por resultado otro frasco no estéril...

Pero sin aflojarle a la tarea, uno piensa que no le va a ganar esa bendita muestra tomada "al acecho", entonces vuelve a colocar a la nena en posición -otro día, pobre nena si no!!!- justo cuando tiene hambre y le pide a alguien generoso que le de una mamadera mientras esa misma persona le sostiene los pies a la bebé - ya comprendimos que es imposible abrir el frasco con una sola mano estando "al acecho". Y de pronto... se produce el milagro, lo predicho ocurre y abrimos bien el frasco y no tocamos nada y caen... una-dos-tres-cuatro-gotas y cerramos decepcionadas el frasco y resulta que ahora la nena hace más, bastante más... que por supuesto va a parar a cualquier lado y uno con el frasco con la minúscula cantidad de pipi en la otra mano... por qué nadie avisa que hacen pipí en dos etapas??!!??

Con la dignidad por el piso y los niveles de frustración peligrosamente elevados, una llama con el dejo de esperanza que le queda al laboratorio para saber si lo que juntó sirve -ya sabe la respuesta pero por las dudas - Lo atiende alguien que después de escucharla le dice, compasivamente, que no, que tiene que llegar a un dedo el volumen del frasco (un dedo suyo, no de la bebé, no se ilusione)

Pero UN dedo??? Y cómo se hace??? Hay alguna técnica???? Se pregunta una... abandonada, desencajada, perdida... "Y no, señora, no hay técnicas... Es así, la muestra se toma "al acecho". No queda otra!!!"

Y no. No queda otra. Mañana será otro día. Y con el nuevo día, renace la esperanza...eso dicen, no? :)


jueves, 5 de septiembre de 2013

La visita al pediatra

Ayer nos ha tocado llevar a los niños al control del pediatra. Por primera vez, fuimos en subte y en la mochila llevamos un vaso de agua involcable y tres peras pequeñas por si les daba hambre durante la espera. Esto, que parece nada, me hubiera sonado increíble y absolutamente maravilloso no hace tanto tiempo atrás!
Y es que estando en la sala de espera vimos salir a unos mellizos de 15 días, la mamá se quedó con los dos huevitos y un par de bolsos mientras su padre, que la acompañaba, fue a buscar el auto... y no pude menos que recordar...
Recordé cuando ajustábamos el horario de tomas de teta o meme para que estuvieran sin hambre hasta que nos tocara el turno -pero no tan cerca del viaje que pudieran vomitar por el movimiento del auto-. Las mamaderas casi listas que terminábamos de preparar y les dábamos ahí mismo apenas terminaba la consulta. Coordinar con la secretaria para conseguir siempre el último turno del día. Los viajes desde donde podíamos estacionar el auto haciendo "pesas", una con dos huevitos y la otra con un huevito y los bolsos. Los pañales, que había que cambiarlos justo antes de salir de casa y con suerte llegábamos intactos al turno donde volvíamos a cambiarlos aprovechando que les quitábamos todo... Los malabarismos con los niños a upa, para que estuvieran tranquilos, una desvestía, la otra vestía... uffff!!!
Recordé una vez que estábamos esperando con los enanos y salió del consultorio una pareja muy joven con una bebé, que habían ido con la abuela para ayudarlos y habían entrado todos, los tres y la niña con la doctora. Como nos reímos imaginando la comitiva que hubiéramos necesitado para igualarlos en la relación de niños a adultos!
Recordé la primera vez que fuimos con ellos caminando, de la manito, desde el auto al consultorio, cuando tenían un año y medio. Y la sensación, tan clara, tan latente aún hoy, de sentir esa satisfacción de haber cumplido una etapa y estar transitando la siguiente, sentir sus manitos tomadas de las mías, resultaba casi increíble también allí.

Y nos tocó entrar y tuve que dejar allí mismo los recuerdos...

Su pediatra los encontró muy bien y flacos y altos, ya no más los bebotes de antaño. Colaboraron mucho abriendo la boca y respirando profundo y haciendo todo lo que les pedía. Ayudaron a vestirse y desvestirse y salieron a jugar un ratito a la sala mientras nosotras terminábamos de sacarnos dudas, en poco más de media hora estuvimos listos.

Crecen, crecen y crecen.
Y la logística para moverse con ellos se simplifica, más aún si podemos ir las dos mamás.
Y colaboran mucho en todo lo que pueden y eso también alivia bastante la tarea.
Pero de ninguna manera cesa la demanda de presencia -y la justa medida de distancia- ni los desafíos a la maternidad -siempre cambiante- que cada uno de nuestros niños nos propone.
Y eso es maravilloso... nunca dejaré de agradecerlo como una amorosa oportunidad de "crecer" nosotras mientras los acompañamos a ellos en su crecimiento.

Los amo hijos míos, que grandes están siendo aún tan pequeños!


miércoles, 4 de septiembre de 2013

Trillicidades II

Continuando con el post Trillicidades I, les comparto una serie de anécdotas, diálogos y pensamientos que he ido juntando de mis publicaciones en FB y hoy haciendo revisión encontré. Me repito porque no me queda opción:

Hermanos, amigos, cómplices. Dulces y cariñosos. Traviesos y rebeldes. Ocurrentes. Aquí una recopilación de hechos, diálogos, travesuras que los muestran de cuerpo entero. Tan suyas que no pude más que titularlas de este modo...

08 de julio de 2013
Sofía: "Mamá vos sos una flor que amanece a la tarde. Un día te voy a regalar una flor abrida que corte yo. Y te voy a comprar un avión, de papel o de verdad, para que podamos viajar con la abuela Piquita y el tío Javier..." Todavía estoy desparramada por el piso sin lograr juntarme 
24 de junio de 2013
Estábamos hablando de cuando estaban los tres en la panza y de pronto Sofi me interrumpe: 
S- Yo entiendo, pero... cómo hacían los bebés para respirar, podían respirar?
Yo - Respiraban, pero distinto
S - Pero cómo? Por la boca o por la nariz?
Y ahí me vi ensayando explicaciones, que seguramente tendré que repetir y probablemente, mejorar 
24 de junio de 2013
Yendo al jardín, teníamos de un lado a un cielo que se incendiaba de rosas y naranjas y del otro a la luna llena que jugaba a las escondidas con una nube. Qué hermoso regalo para empezar la mañana- dije. "Sí mamá, un regalo precioso, me pone muy contenta" "Y a mí" "Y a mí". Otro regalo más- pensé...
17 de junio de 2013
Hoy Nico se quedó en casa porque no se sentía muy bien. Sofi antes de salir me pregunta: "y qué hago si lo extraño mucho a Nico?" "Andá a buscarlo a Gaby" A la salida me cuenta que en el viaje de ida Gaby le fue sosteniendo la manitoy le dijo que la amaba mucho. Cuando llegaron lo llenaron de besos y Nico quería que le contaran toooodoooo lo que habían hecho en el jardín. Le dieron más detalles que a mí en tres meses y medio, jajaja!!! Ese amor de hermanos es maravilloso...
31 de mayo de 2013
He escuchado llantos y quejas por muchísimas cosas, pero que uno de mis hijos llore desde hace media hora porque quiere que se vaya el otoño y venga el invierno para ver la nieve, no me lo venía venir...
22 de mayo de 2013
Bifurfaciones del tema del chupete no devuelto: descubrí que Sofía le tiró el chupete a Nico. Entonces cuando le digo a Sofía que va a tener que compartir su chupete con Nico, me contesta muy decidida "Charán... les presento a Nico que no usa más chupeteeee!!! Bravoooo Nicooo!!!"... Mordiéndome el labio para no reirme le digo que en todo caso es Sofía la que no usa más chupete... a lo que me responde con igual energía "ni en pedo!!!!" ... Dios mío... Es la primera vez que le escucho la expresión -y no me siento orgullosa por eso - pero me ha costado trabajo retarla sin reirme... Claro que Nico tiene el chupete ahora, no sé si la convencí yo o Gabriel que le prometió una sorpresa que no sé de donde me irá a sacar.... cómo crecen!
11 de abril de 2013
Hace unos días llegó el pedido del super y como siempre, les pedí que "me ayuden" a acomodar... Para mi sorpresa, la ayuda fue real. Mientras yo abría las bolsas iban sacando las cosas y guardando: Nico se encargó de las cajas de jugo y de leche que prolijamente acomodó en el estante. Sofi tomó posesión de la heladera y guardó yogures, queso crema, la leche en sachet, el pan... Gaby "colaboró" con cada quien un poco -discusiones de por medio- y se llevó los rollos de cocina y el papel higiénico al armario del pasillo, que abrió él solo y allí los guardó. No teniendo bastante, le dije a Sofi si podía llevar un rollo de papel al baño chico y no sólo lo llevó, sino que tiró el cartón vacío y acomodó el nuevo... Cuando fue que se pusieron tan grandes mis enanos???
09 de abril de 2013
Hace 4 años, un 9 de abril -que por los caprichos de la luna, venía siendo Jueves Santo- invítabamos a los enanos a compartir la vida con nosotras... Emoción pura, intensa y plena al revivir ese momento mágico...
19 de marzo de 2013
Hoy fue el segundo día que mis pequeños se quedaron sin las mamis en el jardín. Anoche les dije que cuando terminaran de rezarle al ángel de la guarda junto a sus compañeritos, sin hablar, le pidieran a su angelito que los abrace fuerte y les haga cosquillas. Hoy, a la salida Gaby me dijo: "mamá, mi angelito me abrazó muy fuerte". Antes de almorzar me dijo que le quería dar las gracias a su ángel por haberlo abrazado en el jardín.
01 de marzo de 2013
En el parque del jardín, antes de entrar a las salas, mientras sacaba fotos, escucho a una mamá que dice:
- “Y no sabés dónde están tus mamás?"
Obviamente llamó mi atención y lo veo a Gaby conversando con la señora en cuestión
- "No, no las veo.... (me ve) Ahí está mami Eli!!! A mami Lili no la veo (sin prestarme más atención luego del saludo) y ahí están mis hermanos, Sofi y Nico, ahora los voy a buscar para que vengan...
Y antes de bajar de la casita: "Chau, ya vengo, me voy a buscarlos así los ves"
Serias dificultades para socializar las del enano 
26 de febrero de 2013
Hoy fuimos a la reunión de padres de jardín. Salí, como siempre, feliz y emocionada. Cada pequeño detalle se transforma en algo especial. Cuando me iba, miré hacia los percheros y vi que decía "Gabriel" y pensé "hay otro Gabriel" y al lado "Sofía" y ya sospeché que al lado encontraría "Nicolás" y así fue... aquí están los percheritos de mis hijos esperándolos para el jueves, su primer día de escuela...
 
 
20 de febrero de 2013
Los enanos están inventando cuentos. El de Nico hoy termina así: "...y yo estaba triste porque se comieron mi comida y lloré lloré lloré, estaba enojado y la vi a mamá y me hice feliz" Dos cucharitas por favor 
24 de enero de 2013
La última de los peques es inventarse juegos o usos alternativos de las cosas precedido por "tengo una idea"; entonces un aro de basquet se transforma en sombrero y el pie y el tablero (con el agujerito que quedó al sacar el aro) son una máquina de fotos gigante y asoman el ojo por el agujero y dicen "sonrían!". También puede pasar que un tubo de pelotitas de tenis se transforme en un atrapador de minipelotas saltarinas si se usa invertido e inventen las reglas del nuevo deporte. Se muestran entre sí lo que inventaron, les preguntan a los hermanos si les gusta, si quieren jugar así... Los juegos verbales también tienen lugar "un tigre hace así? (imitan a un mono) nooooooooo, un tigre hace así (imitan a un perro) noooooo y pueden pasarse largos ratos con eso. Y por supuesto todo termina con un "te gustó mi idea mamá? ese es mi juego!" Estos chiquitos me pueden 
4 de diciembre de 2012
Como hoy es otro día, cambia la anécdota: Fuimos a comprar al super nuevo, a tres cuadras de casa. Se portaron muy bien, salvo un tomate pisado por la multitud en el carrito y en la ida y la vuelta unos santos. Entonces les digo: "qué bien se portan, me encanta salir a comprar con ustedes" y Sofi me mira y me dice "que preciosa es mi mamá". Dos segundos después Gaby me dice "estás llorando mamá?".... Y sí, un lagrimón se me escapó...
7 de noviembre de 2012
Hoy a la tarde, los chicos me preguntaron que estaba haciendo y les dije que planeando su cumple. Se pusieron super felices y querían saber todo lo que iba a haber. Les conté la mayor parte, ensayamos el feliz cumple y quedaron intrigados con qué podrá ser la sorpresa. Estaban encantados, no paraban de reirse y decir que tenían dos años e iban a cumplir tres, todo acompañado por sus deditos intentando mostrar el nuevo número. Les pregunto si quieren ir a la pile y me dicen que no, que vayamos a su cumpleaños!!! Igual fuimos a la pile, claramente 
Me encanta verlos crecer. Me costaba no emocionarme cuando les veía esas caritas iluminadas con los planes del festejo...

martes, 3 de septiembre de 2013

Vacaciones de Invierno: Tour artístico y campo!

Durante el mes de julio fueron las vacaciones de invierno en Argentina. En la escuela de los niños tuvieron tres semanas de vacaciones en lugar de dos que es lo habitual por aquí.

La primera semana estuvieron de visita en casa mi mamá y mi hermano, así que organizamos salidas con ellos. Fui muy metódica y con la agenda del Gobierno de la Ciudad en mano, elegí para cada día una actividad distinta, apropiada a su edad y de calidad, para que los chicos pudieran disfrutar de diferentes expresiones artísticas. Y de plus, gratis, ya que de todos modos algo gastamos siempre.

Así es como recorrimos distintos teatros y sitios culturales, nos encantó la Usina del Arte, que no la conocíamos. Fuimos a un espectáculo que combinaba ballet, piano, fagot y violín, circo y también había un dibujante que trabajaba en vivo y sus dibujos se proyectaban al telón del fondo. Vimos una obra de teatro y la versión de marionetas de "La Flauta Mágica" y luego fuimos a saludar a las marionetas y los titiriteros. Volvimos a disfrutar, como siempre, el show de Polo Circo con lo que volvimos a reforzar el entrenamiento acrobático de los chicos en casa, especialmente el de la niña que no para de hacer pruebas todo el día!

Las siguientes semanas pudimos organizar para que una de las dos se tomara vacaciones por turno y nos fuimos a la chacra del abuelo de los niños. Era la primera vez que la casa se usaba en invierno porque antes no tenía calefacción apropiada.

Decirles que la ola polar se desató el mismo día que pisábamos la chacra y que los días más crudos de este invierno los pasamos allí,  creo que les pinta un poco el panorama de los primeros días. Ni que contarles que para la primera cena iba y volvía de la cocina buscando más abrigo y terminé cocinando con campera, gorro y bufanda y metiendo las manos bajo el chorro de agua caliente cada vez que podía.

Por suerte los días mejoraron y los chicos pudieron disfrutar del aire libre y del sol, y también del frío abrigaditos. Organizamos paseos, caminatas, ayudaron a llevar la leña para la salamandra, jugaron a todo lo que pudieron, por primera vez se animaron a irse solitos a la montaña de tierra.






Vimos caballos, vacas, ovejas, liebres, pájaros de todo tipo incluyendo unos bastante extraños, carpinteros, aguiluchos, teros, lechuzas. Encontramos zapallitos silvestres y cosechamos eucaliptus para poner con agua en una ollita sobre la estufa. Le dimos de comer a unos caballos y presenciamos una pelea que causamos nosotros por la comida. Vimos a un tero defender su nido de un agulicho y lograrlo.
Los chicos aprendieron a reconocer huellas de caballo, de pájaro, de persona, de perro; las plantas que pinchan y las que no. A pasear a la pelu, nuestra perrita. Ayudaron a poner y retirar la mesa. A ordenar sus juguetes. Durmieron en camas de niños grandes.

Y resulta que además, los duendes, que en invierno están con mucho trabajo con sus rocas y preparando la tierra para la primavera, se enteraron que unos niños bonitos y bien portados venían por allí y decidieron esconder algunas monedas de chocolate para ellos.  Al grito de "veo algo que brilla" de cualquiera de ellos, se desataba una loca carrera de los otros dos en la dirección señalada.

Crecen día a día, eso es cierto. Pero después de estas semanas en el campo me pareció que crecieron más aún, no sé, probablemente sea sólo una sensación. Los miraba con sus mejillas arreboladas y sus ojitos brillantes, saltando, corriendo, con una sonrisa casi permanente, mirando el cielo, la tierra, los cultivos, el molino que "gira y gira, por el viento, sabías mamá?". Descubriéndolo todo, aprendiéndolo todo, disfrutando, viviendo... Qué lindo...






Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...