sábado, 23 de junio de 2012

Siesta, siestita, siestón.

Ya otras veces he contado de como mis hijos parecen "olerme" y apenas salgo del cuarto se largan a llorar arruinando la siesta de los hermanos -y ya saben todos los que son o han sido padres de niños pequeños lo que una mala siesta le hace al resto del día: pues bueno, multiplicado por tres es tan malo que trato a toda costa de evitarlo.
Creo que también he contado que tengo una fuerte dificultad de compatibilizar el sueño y las horas diurnas... Es decir, duermo lo que duermo de noche y después, por más que lo intente, no lo logro, al menos no más de 10 o 15 minutos y de ahí en más, fresca como una lechuga (lechuga cansada a veces, pero igual insomne).
Así es que me he pasado muchas siestas de dos horas, escuchándolos dormir, tirada en el colchón entre sus cunas: que una mano sobre la espalda cuando ella se mueve, que otra mano buscando un chupete a él que siempre se le sale, un abrazo al pillo que tengo que convencer para que vuelva a dormir, que no ha pasado nada desde que cerró los ojos y así.
He confesado además que en algunas de estas ocasiones me he sentido incómoda, molesta, con ganas de hacer las tantas cosas que había planeado para cuando se durmieran (hubo una época lejana en que esto era posible), pero sintiéndome prisionera de esa situación.
Hace unos días decidí hacer un cambio, mejor dicho, dos: el primero de locación y el segundo de sentido. Ahora estamos durmiendo la siesta en mi cuarto y no en el de ellos, con lo cual yo también estoy muy cómoda aunque no duerma. Y lo más importante: decidí considerar este momento como un tiempo especial con ellos: no hay nada más que hacer, la tarea es estar allí y aprovecho para mirarlos, mimarlos, abrazarlos y lo estoy disfrutando mucho. Incluso ayer debo haberme dormido por una hora más o menos, porque para mí estaba por llegar el fin de sus siesta y han pasado tres horas en lugar de dos!
Tal vez sea esto demasiado pequeño o de escasa importancia, pero para mí ha sido un nuevo aprendizaje en la escuela de ser madre, y quería compartirlo.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...