jueves, 7 de junio de 2012

Último día del Curso Pedagogía Waldorf

Y así, casi sin darme  cuenta, pasaron 3 meses del inicio del curso. Hoy tuvimos el último encuentro y quedamos "casi" comprometidos para volver a reunirnos en unos pocos meses.
Experimentamos con clases de euritmia, acuarela y artesanía en vellón. Mis hijos tienen una luna, un arcoiris y un atardecer pintados en su cuarto. Y un duende, un angelito, una paloma y un par de flores en vellón y fieltro en sus estantes nuevos. Y a pesar de que mi hija me dijo un día que no le gusta que mamá vaya a la escuela, están encantados con sus juguetes  y cada uno eligió la pintura que más le gusta como "la suya". Por las noches, definimos el tenor justo entre luz y penumbra como el suficiente para ver a su luna.
Durante las clases aprendí mucho sobre temas muy variados, incluso algunos fuera de programa en los momentos del té, conversando con otras madres y padres. Conocí un grupo de personas con las cuales armonizamos muy bien y coincidimos en varios aspectos de educación, crianza y la vida en general.
Y me emocioné más de una vez, durante el transcurso de las clases. Sobre todo en las que nos contaban cómo la escuela aplica la visión antroposófica en el hacer cotidiano de la educación de los niños. Cómo cada una de las cosas que van aprendiendo tiene su momento y su forma, adaptados a la necesidad física, emocional y espiritual de cada etapa. Una de las cosas que más me impactó es cómo durante los años de secundario el objetivo fundamental es que el adolescente logre un conocimiento integral de sí mismo y descubra su misión, que entienda que es lo que tiene y quiere poner en el mundo y a partir de allí escoja entre las posibles carreras que le darían herramientas para hacerlo. Me pareció una visión tan acertada y tranquilizadora!
Cuando llevaba unas diez clases más o menos, tuvimos la primera entrevista, grupal, para los aspirantes a ingreso al jardín. No éramos muchas familias y allí nos explicaron por qué es que recién en octubre pueden saber cuantas vacantes realmente tienen: en nuestro país, es obligatorio que los niños que cumplen 6 años hasta el 30 de junio, vayan a primer grado, aunque algunos sean muy pequeños y no estén preparados para hacerlo ya que las clases comienzan a principios de marzo. En esos casos se solicita una "permanencia" y como es necesaria una aprobación del estado para estas situaciones y la dan para esa fecha, no saben ellos si van a contar o no con esa vacante en el jardín.
La semana próxima tenemos la entrevista biográfica con los peques, como vamos con los tres nos han citado para un megaturno de tres horas, así que tendremos que pensar en llevar algo para comer y entretenimiento. Estoy emocionada y feliz, y si bien un poco ansiosa por la cercanía del tan esperado evento, muy serena en cuanto a los resultados. Siento que un sinnúmero de caminos que empezamos a transitar desde que los niños nacieron, algunos muy lejanos a los que podríamos haber imaginado, gratamente están confluyendo y la elección del tipo de colegio no queda afuera. Estamos en lista en otros dos colegios con pedagogía Waldorf además del Steiner. Yo creo que vamos a entrar en nuestra primera opción, no me pregunten por qué. Y si no es así, en alguno de los otros dos. Y si no, pues bueno, por algo ha de ser y habrá que empezar a preguntarse por qué.
Esto es todo lo que hay que contar al respecto por ahora y estaba con ánimo de compartirselos. Espero que hayan disfrutado la lectura y nos seguimos encontrando por aquí, o por sus pagos :)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...